sábado, 26 de diciembre de 2009

Josh Bazell: Burlando a la Parca

Idioma original: inglés
Título original: Beat the Reaper
Año de publicación: 2009
Valoración: Está bien


Peter Brown, en realidad, se llama Pietro Brnwa. Trabaja como médico interno residente en uno de los peores hospitales de Nueva York, donde nadie sabe que era un asesino a sueldo de la mafia hasta hace ocho años. Entonces entró en el programa de protección de testgos del FBI, se cambió de nombre, estudió medicina y gozó de una vida más o menos normal y segura. Pero la casualidad hace que tenga que atender a Eddy Squillante, un mafioso que lo reconoce y le ofrece un trato: si lo mantiene vivo (algo difícil, porque padece cáncer de estómago y le han dado tres meses de vida), Eddy no lo delatará; si le deja morir o lo mata, sus subordinados darán cuenta de él.

Así comienza Burlando a la Parca, uno de esos libros que parecen destinados a convertirse en un guión cinematográfico. Al fin y al cabo, cuenta una historia donde hay acción, suspense, sexo y violencia, y a la que no le falta una buena dosis de humor. Narrada en un frenético presente, alterna numerosos flashbacks que nos cuentan el pasado del protagonista y nos hacen comprender qué es aquello a lo que tanto teme, qué extraño fantasma no ha dejado de buscarlo durante doce años y está esperando cogerlo desprevenido para darle un billete directo al otro mundo.

Es un libro de puro entretenimiento, sí, que no nos cambiará la vida, pero no se puede negar que Bazell escribe muy bien. Ha construido una historia emocionante, que engancha, y consigue que el ritmo no decaiga en ningún momento. Eso sí, si alguien está pensando en leerlo y sufre de hipocondría, que se quite la idea de la cabeza en este mismo momento. Ni os imagináis todo lo que puede pasar (y lo que se puede aprender, por otro lado) cuando un hospital se convierte en un campo de batalla.

10 comentarios:

Santi dijo...

Pues espero que esté bien, porque me lo compré este mismo martes... :)

izas dijo...

está bien, está bien :)
ya comentaremos las mejores escenas cuando te lo acabes
jejeje

Santi dijo...

Estoy leyéndome (¡por fin!) esta novela, todavía no me la he terminado así que no puedo comentarla en general, aunque por ahora me está entreteniendo.

Pero sí que hay un capítulo que acabo de leer que no me ha gustado nada: es el capítulo en el que el protagonista va a Polonia a buscar la huella de sus abuelos. Me ha parecido un capítulo malísimo, espantoso, horrible. No viene a cuento, está escrito con una prepotencia y una superioridad moral asquerosa (parece estar diciendo, "yo, que soy americano, civilizado, moderno y que no tengo que pedir perdón por nada, vengo aquí a Polonia, me río de vosotros por ser subdesarrollados y os desprecio por no haber corregido vuestros pecados históricos". Vamos, que me ha puesto de MUY mala leche.

Además de que realmente no pega nada: algunos pasajes (sobre todo de la visita a Auschwitz) parecen sacados de una guía turística más que de una novela.

En fin, voy a seguir leyendo...

izas dijo...

jajaja qué mala leche, santi :)
yo creo que ese capítulo está ahí sólo para hacernos ver cómo piensa el personaje
está escrito con prepotencia, es cierto, pero a mí no me molestó porque me lo tomé como una muestra de cómo funciona el protagonista
mmmm creo que vamos a tener que debatirlo
;)

Santi dijo...

Aupa, Izas, pues es verdad que en general es muy peligroso extrapolar lo que hacen o dicen los personajes o narradores a lo que piensa el autor, pero en este caso yo no vi esa distancia estética (o ética), entre otras cosas porque el capítulo en cuestión, como decía antes, me parece que está fuera de lugar. O sea, todo el capítulo no, porque tiene sentido que el personaje vaya a buscar su origen o su pasado, etc.; pero la parte en plan "turística", y de descripción de lo cutres que son los polacos y lo poco que se han arrepentido de colaborar en el Holocausto, sí.

Además, no es el único ramalazo de este tipo: en una nota a pie de página bastante más tarde califica a Rumanía como "el país más racista del mundo" (o de la historia, no recuerdo) porque a principios del siglo XX los dos principales partidos eran antisemitas. Que está claro que esto es una muestra de racismo institucional, pero no creo que la situación en el resto de Europa en la época fuera mejor. ¿Y los Estados Unidos de la época, con segregación racial y demás, no eran racistas? ¿Y la Sudáfrica del Apartheid?

Quiero decir que, si en general el personaje tuviera esa actitud prepotente ante el mundo de manera constante, lo entendería como cualidad propia del personaje y parte de su caracterización. Pero no me da la impresión de que sea así: más bien me he quedado con la idea de que el tal Josh Bazell es un pseudo-intelectualoide arrogante que se cree con autoridad moral (autoconcedida) para mandar a países enteros por el sumidero de la historia.

Otro ejemplo, este menos polémico, de capítulo que no viene a cuento, es el de la descripción de cómo es una cárcel por dentro. Que sí, que es muy dura y muy cruel, ya hemos visto Prison Break; pero meter dos páginas para contárnoslo, y encima para decir "pero a mí no me hacían nada porque estaba super-cachas", pues como que no.

Y ya para terminar de destrozar el libro, la primera escena de amor entre el protagonista y Magdalena también me ha parecido malísima: amor hipertípico a primera vista, no pueden esperar ni un segundo para enrollarse en el coche, el coño de ella (sic) está chorreando, él le dice que le da igual todo porque "le quiere" (sic)...

Aunque lo parezca, la novela no me ha parecido en general malísima. Creo que si yo hubiera hecho la reseña le habría puesto un "se deja leer"; como novela policiaco-médica no está del todo mal, aunque algunas cosas son inverosímiles (como en casi todas las novelas policiacas, realmente). Pero estos "pequeños" detalles me distraían y me sacaban de la lectura, sobre todo por lo innecesarios.

P.D.: Creo que es el comentario más largo que he escrito nunca, y todavía me he quedado con ganas de decir algo sobre la traducción...

izas dijo...

madre mía, tu comentario es más largo que mi reseña jajajaja

Subliminal dijo...

Hola! He aparecido en este blog por casualidad, buscando curiosidades sobre este libro (de los mejores que he leido)y no he podido evitar leer los comentarios. Me gustaría decir que no estoy a favor de lo que éscribe Santi en absoluto. Que pretendes de un libro tío? Parece que estabas predispuesto a ponerlo a parir mientrás lo lees. Por supuesto puedes tener una opinión negativa con respecto a él, pero estas diciendo verdaderas burradas y por supuesto estás prejuzgando a alguíen por un libro totalmente inventado!!!! Todo esto sin buscar la ofensa vale? Solo quería decirte que la asertividad es muy importante y leer libros con la dinámica de Rajoy y Van Gaal siempre negativo nunca positivo pues no es muy recomendable... en mi opinión claro.
Un saludo y encantado de poder escribir en este foro. Bonita manera de describir el episodio de Polonia izas, y bonita foto.

Un libro al día dijo...

¡Hola, Subliminal! Sinceramente, no suelo empezar los libros esperando sacarles faltas. Leo de todo (salvo quizás novela rosa), y de algunos libros espero que me iluminen la vida, y de otros (como de este) simplemente que me entretengan. Si no lo hacen, o si consiguen molestarme por motivos éticos o estéticos, pues lo digo, pero vamos, que tampoco disfruto destrozando libros (mira cuántos "repungnates" he puesto desde que existe el blog, y cuántos "muy recomendables" o "imprescindibles").

Dicho esto, y aunque ya no me acuerdo casi de libro en sí, está claro que no suelo cometer el error de confundir personaje, narrador y autor. Incluso aunque los tres compartieran el mismo nombre. Pero precisamente los escritores menos hábiles a veces confunden (ellos mismos) los distintos niveles, y ponen en boca de sus personajes o narradores sus propias opiniones, vengan o no a cuento. Y eso suele cantar bastante. Es lo que pasa (creo recordar) en esta novela con las "descripciones" de Polonia y Rumanía.

Por supuesto, puedo estar equivocado con respecto a Bazell y sus opiniones y su personalidad; pero mi opinión sobre este libro se sostiene: es una novela policiaca aceptable, con unos cuantos capítulos (que a mí me parecen) prescindibles, o incluso despreciables.

Espero que nos sigas leyendo. Un saludo.

Santi dijo...

El anterior comentario, aunque aparezca firmado como "Un libro al día", es mío, y solo mío. ULAD no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus miembros... :)

Subliminal dijo...

Me he alegrado al ver tu pronta contestación, ya que es cierto que tus comentarios (te tuteo) son de hace un año.Tampoco es que yo tenga un gran pasado como lector, pero me ha parecido un auténtico libraco lleno de giros de tuerca y que te hace incapaz de separar la mirada (que bonita es la diversidad). Aunque todo hay que decirlo y tienes toda la razón en que se le puede considerar un libro interesante, el típico escrito que al transformar a película sería el taquillazo del año... no te cambia la vida ni mucho menos pero bueno Herman Hesse solo hay uno. Encantado de mantener esta grata conversación contigo, eres un gran lector.