jueves, 1 de octubre de 2020

Emilio de Marchi: El sombrero del cura

Idioma original: Italiano
Título original: Il cappello del prete
Traducción: Rubén López Conde
Año de publicación: 1887, por entregas
Valoración: Recomendable (con matices)

El sombrero del cura, de Emilio de Marchi, fue publicado por entregas en 1887, e íntegramente en 1888. Se considera uno de los precedentes del "giallo" italiano. A fin de cuentas, varios de los elementos que lo componen caracterizan a dicho género: un asesinato, suspense, misterio, terror psicológico, sensacionalismo y toques góticos. En su época fue un "best-seller", tanto a nivel nacional como en el extranjero. Ha sido adaptado al cine y a la televisión. 

Narra las desventuras de Carlo Coriolano, barón de Santafusca que, arruinado a causa de su vida disipada, acaba matando y robando a un sacerdote. El sombrero de éste obsesionará al verdugo y devendrá la prueba con que la justicia logrará detenerlo.

Algo que me ha encantado de esta novela es su protagonista. A base de presenciar sus actos y pensamientos, es desnudado ante el lector. Vemos el contraste entre su infancia y su presente, cómo la consciencia le carcome, cómo sus convicciones científicas titubean ante el miedo a un castigo divino, amén de lo hipócritas que son las racionalizaciones con que pretende justificar su crimen. Vemos su desesperación, su vulnerabilidad o sus ansías de redención, y también su arrogancia o su codicia. Vemos, en suma, a alguien muy humano.

Tengo que felicitar a de Marchi por lo compacto que se siente el argumento de El sombrero del cura. Como ya he dicho antes, esta obra se publicó originalmente por entregas. Aún así, tiene un empaque sorprendentemente satisfactorio. Todo lo que el autor introduce tiene repercusión, incluso los detalles más nimios; hecho nada habitual en los folletines. Y la secuencia lógica que va encadenando los acontecimientos, aunque a veces pueda ser algo azarosa, está perfectamente construida.

El único reproche importante que le puedo hacer a esta historia es su extensión. De Marchi logra imprimir tanta complejidad al barón, así como presentar la ya mentada secuencia lógica de la forma más pormenorizada posible, que para ello necesita muchísimos párrafos. Quizás podría criticar, asimismo, que algunos de sus personajes secundarios son, para mi gusto, demasiado artificiales (criados leales, pobres bienintencionados, religiosos intachables...). Por suerte, la víctima de Carlo, un clérigo consagrado a la usura y la especulación llamado don Cirilo, demuestra que de Marchi no es un simplificador del alma humana.  

Así pues, recomiendo El sombrero del cura a los amantes de la novela negra. Aunque en ningún momento trasciende los límites del género en que se inscribe, este clásico menor tiene interés en tanto que pieza fundacional del "giallo" italiano; además, su lograda ambientación nos transportará al período en que fue escrito, y la complejidad de su protagonista nos fascinará.

Para ir terminando, un último apunte: esta edición de Ginger Ape Books tiene doscientas páginas de letra chiquitita. Enfrentarse a ella, por tanto, cansará la vista a más de uno. Con todo, recomiendo su adquisición, pues la nueva traducción de Rubén López Conde exhibe un oficio tremendo.

3 comentarios:

Koldo CF dijo...

Hola, compañero!!
Leí en su momento este libro y creo que llegué a hacer un borrador de reseña que luego quedó en nada. En general, coincido con tu valoración (yo lo dejaría en "está bien", pero la frontera es difusa) y con la apreciación que haces acerca de los secundarios, que no es que se carguen el libro pero sí que dejan mucho que desear.

Abrazo!

Oriol dijo...

Hola, Koldo.

También yo pensé en valorar esta novela con un "Está bien" al principio, pero consideré que, dado su interés para los amantes del género negro, podía calificarla de "Recomendable" siempre y cuando matizara sus limitaciones.

¡Abrazo!

Unknown dijo...

Tiene buena pinta.. Mayor Thompson