viernes, 10 de febrero de 2017

Ryu Murakami: Azul casi transparente

Idioma original: japonés
Título original: Kagirinaku tomeini chikai buru
Año de publicación: 1976
Traducción: (del inglés) Jorge G. Berlanga
Valoración: recomendable para lectores audaces


Nos encontramos ante la primera novela de Murakami, publicada a unos tempranos 24 años y que, no obstante, le valió a su autor varios premios y un considerable éxito comercial, al menos en su país de origen. Es además, una obra, si no autobiográfica, sí que en cierto modo "testimonial", pues los protagonistas son un grupo de jóvenes de unos pocos años menos que su autor, con la adolescencia apenas cumplida. ¿Y de qué trata esta novela con un título tan cuqui? Pues de lo que debe tratar una protagonizada por jovenzuelos, claro: de sexo, droga y rock & roll.

Bueno, rock & roll tampoco hay tanto: algunas menciones a la banda sonora de fondo, con grupos de los 60 y 70 -Rolling Stones, The Doors, Led Zeppelin...- y música negra en general. Sexo, en cambio, sí que hay a mansalva y de qué manera; polifuncional y salvaje (nada recomendable para espíritus sensibles, en todo caso). Y drogas, para qué contar; los personajes de la novela le dan a casi todo: heroína, hachís, mescalina, ácido, nibroles (o metacualona, un sedante-hipnótico), pegamento... vaya, un auténtico despliegue de politoxicomanía. De regalo, también encontramos aquí su dosis de una violencia dura y desabrida. Y todo convenientemente aliñado con una sordidez que recorre sin compasión toda la novela, que está bien regada con vómito, sangre, semen, mugre, podredumbre e insectos espachurrados.

Sé que hasta ahora no he comentado nada sobre el argumento de la historia, pero es que tampoco hay mucho que contar; el protagonista /narrador es un joven llamado Ryu (ay, el viejo truquillo de los escritores para dotarse a sí mismos de  un aura más cool...) que vive junto a una base de las fuerzas estadounidenses y que aprovecha la visita de un grupo de amigos, tan drogotas como él, para organizar fiestas -llámalo orgías- para unos soldados afroamericanos, ir a un concierto de rock y, sobre todo, colocarse sin descanso como ávidas comadrejas (baste mencionar que el personaje del libro que parece más centrado  es la vecina-medio novia del protagonista, que es una chica de alterne heroinómana). No es de extrañar que en su momento el libro fuese todo un éxito en Japón; imagino que los padre querían escandalizarse con lo que supuestamente hacían sus hijos y los hijos, divertirse con lo que escandalizaba a sus padres (algo parecido a lo que sucedió en España con Historias del Kronen). Muchos lectores recordarán, además, ejemplos de esta "literatura del exceso"; como antecedentes, se puede citar a Burroughs, a Bukowsky, a Jean Genet... y entre los continuadores, es inevitable acordarse de Trainspotting (hay quien incluso ha llamado la novela de Murakami "la Trainspotting japonesa", obviando que se publicó 17 años antes); entiéndase, no estoy afirmando que Welsh o Mañas plagiaran en algo Azul casi transparente, pero sí que pertenecen todas a la misma familia narrativa o son hitos en un mismo hilo que recorre la literatura y la cultura contemporánea.

Otra referencia de la que se suele hablar al respecto de esta novela es la de El extrajero, de Camus. Y no es algo descabellado: en la novela de Murakami -narrada igualmente en primera persona- también prevalece un tono despegado o ausente, si se prefiere; da igual lo que haga el protagonista: inyectarse caballo, travestirse para fornicar en una orgía, asistir a una brutal paliza, llevar a un amigo suicida al hospital... todo lo vive como si le estuviese pasando a otra persona o, más exactamente, (no) le afecta como si le estuviese ocurriendo a otra persona... Resultan brillantes, en mi opinión, los pasajes en los que Ryu describe la imágenes y sensaciones que le acometen en pleno "colocón", así como los que cuentan lo que ocurre cuando llega el bajón o resaca de los efectos de las drogas. La contención estilística, así como el buen uso del tempo narrativo y la misma extensión acotada de la novela -que se circunscribe a poco más que la visita del grupo de amigos a casa de Ryu- resultan un claro acierto que consigue acrecentar y transmitir ese efecto de extrañamiento que siente el propio narrados de la historia, de forma más perturbadora de lo que hubiese sido un exceso de verborrea psicotrópica. Bien, pues, por el entonces aún joven escritor Murakami. Sabemos que las comparaciones son odiosas, pero ya podrían aprender otros... ; )



Otros títulos de Ryu Murakami reseñados en Un Libro Al Día: Los chicos de las taquillas

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Me devoré este libro del real murakami (y no ese otro que tanto aburre) y "una cuestión personal" de kenzaburo oé en unos pocos días hace muchos años. Dichos libros se convirtieron en la llave que me abrió la puerta a la literatura japonesa. Muy buena reseña.

Juan G. B. dijo...

Hola y gracias:
A mí me ha sorprendido para bien este libro, sobre todo porque, a pesar del tema , me parece escrito con mayor madurez que el otro que he leído de Murakami I , que es posterior, "Los chicos de las taquillas" (éste tenía su gracia, pero por su toque delirante y "bizarro").
Ahora a ver si encuentro "Sopa de miso", que es el que cronológicamente se sitúa entre estos dos, porque me ha entrado bastante curiosidad.
Un saludo.

AlimañaChef dijo...

Uf, me parece a mí que encontrar "Sopa de miso" va a ser un reto! Al igual que le pasó a Anónimo 13:19, creo que éste fue el primer ejemplo de literatura japonesa que leí, de la mano de un amigo mío de aquellas tierras. Una entrada impactante, pero fructífera :)
Saludos!

Juan G. B. dijo...

Hola Alimaña:
Pues no te creas que será tan difícil; la publicó Seix Barral hace no muchos años y ya la tengo localizada en una biblioteca cercana.... lo que pasa es que quizás deje esperar un tiempo hasta que se me asiente el estómago, porque según la sinopsis, "Sopa de miso" también es de atarse los machos... pero la leeré, sin duda, porque no puede ser que el marcador entre ambos Murakamis esté tan desigual ; )
Por cierto, que en mi comentario anterior me he equivocado: "Sopa de miso" es bastante posterior a las otras dos novelas que ya he leído, es del año 98.
Un saludo y gracias por visitarnos.

AlimañaChef dijo...

Pues me alegro, porque había hecho una búsqueda superficial en mi "pozo de libros" de referencia y las opciones de compra que estaba encontrando eran a precio de kilo de angulas en nochebuena! Claro que ahora que lo pienso todo eran ediciones antiguas...
En cuanto al argumento...sí, mejor un poco de mentalización previa.

Buen fin de semana!

Marcela dijo...

Como siempre, sus reseñas son excelentes. Reconozco que no pude continuar con éste libro, llegó a inquietarme de tal forma que tuve que abandonarlo. .
Tiene pàrrafos tan vivenciales que te llevan al asco, a la tristeza y a la compasión!! No lo resistí.
Saludos

Juan G. B. dijo...

Hola, Marcela.
A mí no me ha impactado tanto, quizás porque ya había leído otra novela de Ryu Murakami y sabía por dónde iba la cosa, pero entiendo que genere inquietud y hasta rechazo.
de todos modos, para mí lo más destacable de la novela no es que esa inquietud la generen los momentos más "heavies" del libro, o mejor dicho, sí que se pueden generar ahí, pero se cristalizan en los momentos más "contemplativos", que provocan también una gran desazón.
En cualquier caso, gracias por el comentario.

Marcela dijo...

Debo terminar el libro para tener mejor opinión! el libro de Murakami que sí terminé, fue Piercing y se me hizo muy ligero y sin tanta fuerza como éste primero. En fín, pienso que para poder dar una opinión de un libro, hay que llegar al final. Ya lo haré. Saludos y gracias por siempre responder....

Karla Ruiz dijo...

Me encanta tu blog, y quiero recomendarte esta revista, ojalá puedas leerla y hacer un comentario al respecto. También podemos incluir algunas de tus publicaciones en la revista. Dale un vistazo y nos cuentas, se llama Iconoclasta y es gratis, solo el mes anterior fue leída por más de 20 mil personas.
Este es el enlace de la revista edición 5:
https://drive.google.com/file/d/0B5S38R1w8dV7dTI3VWVoYjhkTjA/view
Y este es mi contacto: ayuda@espanol.free-ebooks.net

Anónimo dijo...

Suena a Menos que cero versión japo no?

Anónimo dijo...

Creo que está traducida por Anagrama del inglés

Marc Peig dijo...

Buen apunte el del Anónimo de las 1:44. "Menos que cero" también entraría en esta categoría, al igual que "Las leyes de la atracción" y "Los confidentes" del mismo autor (bastante aficionado a meter drogas, sexo y excesos en sus novelas). ¡Bien por Bret Easton Ellis!

Anónimo dijo...

Sopa de miso comienza bien pero se desinfla bastante. Después de haber leído "una cuestión personal" y "azul casi transparente" de un bocado, me zampé poco después "la presa" y lo intenté con "sopa de miso" pero no me convenció. La balanza se inclinó hacia el gran oé.

Juan G. B. dijo...

Hola a todos:
Anónimo de las 13:44, no he leído la novela de Easton Ellis, pero en todo caso, "Menos que cero" sería el "Azul casi transparente" americano, puesto que ésta se publicó antes, en 1976.
Anónimo de las :49 (no sé si eres el mismo): si, está traducida del inglés por el malogrado Jorge G. Berlanga, pero no creo que eso le haga perder su fuerza narrativa (aunque sí que hay algún que otro pequeño fallo , no sé si de traducción o de edición).
Marc, te digo lo mismo que al anónimo de las 1:44... es más, sospecho que B.E.E. no es más que un mal sosías de Ryu Murakami, al igual que el otro Murakami no es más que un trasunto descafeinado del mismo... (vaaa, que es bromaa...)
Anónimo de las 13: 39, si tú lo consideraas aasí, tus razones tendrás...ya te contaré. Ebn todo caso, yo seguiré siendo forofo del "Real Murakami": Ryuuu, oé, oé, oée...!
(vaa, que es broma, también)
Saludos a todos y disculpad mi enajenación transitoria ; )