jueves, 7 de febrero de 2013

Rafael Alvarez - The Wire, toda la verdad

Idioma original: inglés
Título original: The Wire, truth be told
Año de publicación: 2013
Traducción: Joan Eloi Roca
Valoración: absolutamente imprescindible (si has visto la serie) muy recomendable (si sientes curiosidad por verla)

Para un aficionado a una serie televisiva, un libro sobre esa serie ya es un sueño húmedo. No digamos, dos. Si subimos el listón, que uno supere las 550 páginas, imaginaos. Subamos más: que contenga profusión de material gráfico, incluso en color, y tenga una estructura que permite el seguimiento y la recreación de su visionado, eso, ya sólo puede ser calificado como éxtasis. Literario, visual, televisivo, lo que sea. Pero éxtasis absoluto.
Pues bien: eso es justamente The Wire, toda la verdad. Encima, escrito por Rafael Alvarez, natural de Baltimore, centro de la acción, uno de los guionistas de la serie, y con la participación de su factótum, el mismísimo David Simon. O sea, la primera línea absoluta de vivencia, de credibilidad, de implicación el el proceso creativo.
Ah: porque se me había olvidado comentar, a buenas horas, que, encima, el libro es sobre una serie de HBO, The Wire, que anda muy cerca de ser unánimemente considerada la mejor serie televisiva de la historia, y no por una masa entusiasta de seguidores adolescentes que la han visionado recientemente y han inundado internet de votaciones. Nada de eso. La última temporada, quinta, de The Wire fue emitida por primera vez hace uno cinco años y, desde entonces, el mito no hace más que crecer. Vargas Llosa, Hornby, Obama, miles de recomendaciones en prensa especializada. No revistitas a colorines para fans. Comparaciones con Dickens, con Shakespeare, cosa que me parece algo exagerada pues es, un poco, forzar un encaje entre formas diferentes de narrar. Pero eso se lo dejo a los expertos en ambas materias. En el fondo, son comparaciones no desencaminadas, aunque su objetivo sea insistir en la necesidad de su visionado.
Así que, aunque puede que escribir sobre televisión sea como cantar sobre fútbol (o sea, nada mejor que la experiencia directa), la lectura de este libro no solamente estimulará a quien no se haya decidido a ver la serie: también empujará, a quien la haya visto ya, a repetir, o a plantearse muy seriamente hacerlo. Que un libro sea capaz de obrar tal sensación sobre una serie no es poco mérito: no se trata de oír dos veces una cancioncilla pop de cuatro minutos, sino de meterse entre pecho y espalda sesenta horas en cinco temporadas. De placer extremo, pero sesenta horas.
Tal es el mérito, que el libro se erige instantáneamente en un complemento de la serie, en una especie de anotación al margen por si algo se nos pasa pot alto, algo así como una bitácora que, justificadamente frecuente en spoilers, guía nuestros pasos para alcanzar el máximo disfrute. Incluso diría que, si alguien es tan perezoso para perderse tamaño festín, su lectura puede llegar a dar el pego si se quiere aparentar haberla visto.
Claro que lo tienen sencillo: a sus pies que estamos rendidos los que la hemos visto (demasiado pocos: debería ser casi obligatorio su visionado, como leí que se había planteado un político en no sé que país para exigírselo a sus candidatos), no vamos a exigirle a este texto una calidad literaria excelsa. Pero es que esto no es un utensilio para fans alargado artificialmente. Es, justo, lo que su título proclama. Todo lo que puedas plantearte saber sobre The Wire: como una enciclopedia, como los códices secretos, como el Necronomicón. Que haga saltar a pedazos mi objetividad de esta manera es, en sí, un dato muy objetivo. Necesaria la serie (aunque mucho cuidado: para quienes aún quieran series sorprendentes, insisto que este libro es un catálogo de spoilers ) y necesario el libro como valiosa ayuda para comprender mejor, de primera mano, la cultura visual de este siglo. Si The Wire era una novela televisiva, este libro es la edición comentada. A por él, sin titubeos.

Sobre The Wire en UnlibroaldiaThe Wire, 10 dosis de la mejor serie de la televisión

8 comentarios:

izas dijo...

Maldito, acabas de pisarme una reseña :P

Iván dijo...

La mejor serie que he visto, sin duda, y he visto muchas. Librazo anotado.

Francesc Bon dijo...

Ju, Izas, no pude soltarlo una vez empecé. Y la reseña estaba en mi mente antes de la página 50. Y, como vi la serie en el 2008 pues imagínate cómo estoy programándome 60 horas libres...
Iván: esta y The Sopranos, detrás un pelotón nada desestimable encabezado por Breaking Bad... me recomiendas Deadwood ?

izas dijo...

Yo te recomiendo Deadwood y Carnivale y The Crimson Petal and The White y Black Mirror y American Horror Story (especialmente la segunda temporada) y Mad Men y The Shield y Homeland y y y y ya pienso más

Francesc Bon dijo...

Como no somos técnicamente un blog sobre series... Deadwood no la he visto, Carnivale, me agobió un pelo sus giros lynchianos, The Crimson...la busco, Black Mirror vista (se anuncia segunda temporada), American... not my cup of tea, Mad Men algo lenta, The Shield un pelo estridente pero bien (pero pagó el pato de ser la que veía justo tras The Wire) y Homeland es Jazz, my dear.

Cities: Moving dijo...

Pues yo no aguanté ni el capítulo 1 de la primera temporada de 'The Wire'. Y la mejor serie del mundo mundial es, sin duda, 'A dos metros bajo tierra'. ¡Ahí queda eso!

;)

izas dijo...

Libraco (o, mejor dicho, arma arrojadiza) leído. Y estoy de acuerdísimo contigo, Francesc, punto por punto. Qué gozada de libro.

Francesc Bon dijo...

El mundo sería mejor si todos vieran estas cosas y no, por ejemplo, lo que ponen a estas horas en Telecirco. Bueno, a estas horas y a cualesquiera.