domingo, 10 de febrero de 2013

James Sallis: Drive

Idioma original: inglés
Título original: Drive
Fecha de publicación: 2005
Valoración: Se deja leer

La brevísima novela negra que hoy reseño es, en mi opinión, un buen ejemplo de que de vez en cuando y gracias a la pericia de ciertos artesanos del llamado séptimo arte, surgen grandes películas inspiradas en libros aceptables o mediocres. Y he de reconocer que si la pelicula Drive (EEUU, 2011, dirigida por el danés Nicolas Winding Refn y protagonizada por Ryan Gosling, Carey Mulligan y Oscar Isaac) no me hubiera dejado tan buen sabor de boca, no habría buscado con interés y curiosidad la novela en la que se basó.

Y ahora que he leído el germen de una de las mejores películas que vi el pasado año, tengo claro que una cosa es el filme Drive y otra muy diferente la novelita noir  Drive. En fin: por escrito, la historia que narrada de forma audiovisual me gustó tanto me ha parecido algo poco original, desganado y predecible.

Pero, ¿de qué va todo esto de Drive?

La novela de James Sallis cuenta la historia de Driver, Driver a secas, un tipo joven, de familia destartalada y criado por padres adoptivos, que vive de varios empleos: por el día, trabaja en un taller de coches y gracias a su increíble habilidad al volante, es especialista en películas de Hollywood; por la noche, en cambio, es el chofer de bandas de atracadores de todo tipo, sólo el chofer, ya que siempre deja bien claro a sus contratantes que pasa de jaleos de mayor envergadura.

Driver vive como un nómada entre moteluchos y apartamentuchos y se alimenta a base de típica comida rápida americana en locales baratos y grasientos. Pero su peculiar y solitaria vida sufrirá grandes cambios cuando conozca a Irina, una joven vecina de su bloque de turno que vive con su hijo de cuatro años. Y a esta pequeña familia a la que Driver tomará cierto afecto enseguida se les unirá Standard, el marido de Irina, que acaba de salir de la cárcel. Será éste el que le proponga al amigo de su mujer un trabajo que acabará de forma desastrosa y sangrienta y que hará que Driver arda en deseos de venganza...

Y no sigo contando más porque el Spoiler acecha peligrosamente.

Sólo dejaré claro que Sallis no es precisamente un escritor melancólico y profundo amante de hacer submarinismo en las psicologías de sus personajes. Poco sabremos de Driver; poco de Nico, el villano de la función; casi nada de la pareja Irina/ Standard, (ambos de origen latino, por comentar...),  y prácticamente nada del resto de los personajes.

En cambio, Sallis parece adorar especialmente las descripciones de lugares y de comida (llama la atención el espacio que dedica a describir dónde y qué zampan sus criaturas), y yo, personalmente, le agradezco que tampoco se explaye demasiado hablando de carrocerías y motores. Está claro que el autor quiere contar historias en las que a sus personajes les pasan cosas (cosas poco agradables, por supuesto) de forma quizás demasiado austera y ágil, pero con todos los ingredientes de una típica fábula americana. Cuentos made in USA donde los llaneros solitarios llevan cazadoras viejas y comen perritos calientes, y los malos tienen el pelo pegajoso y viven de burdeles, tráfico de drogas y atracos chapuceros.

En fin: la novela se lee rápido, la historia se asimila y ¿disfruta? sin prestarse en ningún momento a reflexiones sesudas, y cuando se termina, a uno le queda la sensación de haberse leído un cuento largo de alguna clase de recopilación de brevedades noir.

Y luego, señores y señoras, está la película (ya de culto, dicen) Drive. En ella, entre otras diferencias, el afecto que se profesan Driver e Irina se viste de historia de amor en toda regla; el hijo de Irina adora a Driver; Standard, al principio, recela de su buen vecino, y no se da ningún dato sobre el pasado del protagonista.

La película cuenta con un director inspirado (si podéis, ved la sangrienta e impactante trilogía "Pusher", el trabajo que le lanzó a la fama a Winding Fern, rodada en su Dinamarca natal),  con una loable banda sonora  (que homenajea sin estridencias sonidos de los años 80), y con un grupo de magníficos actores, especialmente: el silencioso pero interesante Ryan Gosling (Driver), con el palillo en la boca como un aldeano y su ya famosa chupa con escorpión en la retaguardia; el siempre efectivo veterano Albert Brooks (uno de los malos), y el camaleón de Oscar Isaac (Standard), que para cada película que hace muda de gestos, lenguaje corporal, voz y alma. En cambio, a la dulce Carey Mulligan (Irene en la pantalla) la veo demasiado señorita inglesa para ser una madre cuasi adolescente con una vida tan dura.

PD: Sallis tiene un segundo libro sobre Driver. Y se dice por Hollywood que va a haber una segunda película. Veremos...




7 comentarios:

Francesc Bon dijo...

Drive, la película, y su banda sonora, me encantaron. El libro oportunista con el fotograma en la portada no me llama la atención, aunque quién sabe. Estamos muy visuales aquí últimamente, por eso.

Anónimo dijo...

De acuerdo con que la película es de lo mejor que se ha hecho en los últimos años. El libro no lo he leído, pero he oído opiniones parecidas a las que aquí se exponen,o al menos, hasta donde he leído, porque en cuanto he llegado a la palabra "EMBERGADURA", he dejado de leer.
Sois un blog de libros, este tipo de faltas os hacen flaco favor. Lo digo porque me encantan vuestras críticas.

Yemila dijo...

Gracias por el apunte, Anónimo. Corregido está.

tener una niña dijo...

Hevisto solo la pelicula Drive en el cine y me parecio muy buena, en especial el papel de Ryan Gosling.

Anónimo dijo...

Estoy deacuerdo...ES UN PELICULON,como conductor nocturno que soy me impactan los planos de las calles por la noche y la musica..me leere el libro

izas dijo...

Pues yo he de decir que la película me gustó muchísimo (sí, es verdad, es un peliculón)... y que el libro también me ha gustado mucho.

Quizá porque intenté separarlo de su versión cinematográfica, quién sabe, pero lo cierto es que las diferencias que existentes entre ambas versiones han hecho que la obra impresa me haya gustado mucho: no como base de la película, sino como algo ajeno a ella.

Precisamente me gusta de Sallis que no se explaye en construir a los personajes, por ejemplo, creo que con eso el autor nos lleva adonde quiere: a una historia rápida (como su protagonista) donde importa el qué y todo lo demás se desdibuja.

Anónimo dijo...

las musicas de la banda sonora fueron lanzadas en el periodo 2009/2011 a pesar de todas tener una vibra de los años 80