viernes, 8 de junio de 2012

Perihan Mağden: Dos chicas de Estambul

Título original: İki genç kızın romanı
Idioma original: turco
Fecha de publicación: 2002
Valoración: Recomendable

Dos chicas de Estambul, novela de la escritora turca  Perihan Mağden, es uno de esos libros que no soy capaz de decir si me han gustado o no pero que sí puedo afirmar sin dudarlo que me han sorprendido.

Una vez más, lo rescaté de la biblioteca que frecuento sin tener ninguna clase de información previa sobre él, pero con la curiosidad abierta de par en par gracias a la insinuante ilustración de la portada. Y también ayudaron algunos comentarios gloriosos de su contraportada, entre ellos, uno del mismísimo Orhan Pamuk, nobelizado autor turco venerado en su país y buena parte del planeta, y otro que decía algo así como que desde El guardián entre el centeno nadie había descrito tan bien la confusión y el dolor de esa época tumultuosa que es la adolescencia. Así que, “para la saca”, me dije.

Y lo cierto es que no me he arrepentido en absoluto de gastar unas cuantas horas para leer esta novela ágil y no demasiado extensa que habla de cómo a Behiye, una adolescente del Estambul del siglo XXI, estudiante brillante pero borde e introvertida y con varios kilos de más, y que odia en silencio a su familia (formada por un hermano con ideas atrabiliarias, una madre depresiva y un padre ausente), le cambia la vida cuando conoce a la dulce y bellísima Handan.

Handan es una chica de la edad de Behiye pero completamente diferente a ella. Es todo inocencia y hermosura y vive con una madre muy joven, alocada y atractiva que se gana la vida a base de ligarse a hombres mayores y con mucho dinero, casi siempre casados y que se cansan de ella a los pocos meses.

Behiye verá a Handan como una salvación, y al poco de conocerla se instalará en su casa con la disculpa de ayudarla con sus estudios, cocinar para ella y, en fin, cuidarla. Pero lo que Behiye quiere realmente es que Handan suponga para ella una puerta de entrada a su nuevo Yo, y para estar junto a ella no dudará en prácticamente dejar de comer, robar, mentir y guiarse por sus más íntimos anhelos, inclusive rechazar ferozmente que Handan se relacione con muchachos de su edad atraídos por ella... Y la intensa, casi asfixiante, relación que las dos chicas de Estambul inician, coincide con una serie de violentas y misteriosas muertes en la ciudad…

En fin, que si recomiendo esta novela es porque aunque en ocasiones parezca que lo que ahí dentro sucede es poco creíble (Behiye tiene conductas muy raras pero casi siempre se sale con la suya…), y que el lenguaje y las expresiones que utilizan las protagonistas sean, en mi opinión, un poco cargantes y melosas (estilo “dulce gatita bebé handanesca”), creo que es un soplo de aire diferente más que fresco, en el panorama literario del tercer milenio. De todos modos, y volviendo a lo de la sensación de falta de credibilidad y de edulcoración en las expresiones, hay que recordar que el libro habla de dos chicas de Estambul, y que Oriente es Oriente, y que hay que tener en cuenta las diferencias que puede haber en la forma de vivir y hablar de un país a otro, de un continente a otro. Aún así, no puedo ocultar mi admiración por el traductor de esta novela, ya que doy por hecho que ha hecho un brillante y dificilísimo trabajo.

Ah, y me he enterado de que hay peli. Multipremiada, además. Me apetecería mucho verla, la verdad. Las fotos que he encontrado sobre ella en Internet prometen (las protagonistas están muy bien escogidas). Pero tal y como está la televisión en este país, como no la localice por mis medios, voy lista…

5 comentarios:

El carpintero traductor dijo...

Querida Yemila:
Soy el traductor de la novela en cuestión. En primer lugar, gracias por el comentario tan amable sobre la traducción. En segundo, decir que a mí me pasó algo parecido con los comentarios de Behiye. Son demasiado melosos para una chica que no se muerde la lengua nunca. Le comenté a la autora que a lo mejor en español no quedaba demasiado bien y me llevé una bronca de las que hacen historia. Como donde hay patrón no manda marinero, así se quedó. Por lo demás, me pareció una novela magnífica pero dura, de ahí que pueda no gustar.
Gracias de nuevo.

El carpintero traductor dijo...

Mucho "comentario" y "comentar" me ha salido. Lo siento, me hice un lío con la vista previa.
Saludos

Yemila dijo...

Gracias a ti por leernos. Y qué pena que la autora no aceptara bien tu lúcido comentario...

Arnaudeguerau dijo...

Ahora mismo la estoy leyendo, y coincido bastante en vuestros comentarios ( el tuyo y el del traductor ) Sorprendente novela de curiosas expresiones, pero que atrapa,. Diferente , desconocida .En fín muchas gracias por tu blog
Un saludo desde Barcelona

Yemila dijo...

¡Gracias por el comentario, A.!
La verdad es que es un libro muy especial. Por todo...