viernes, 1 de diciembre de 2017

Dan Brown: Origen

Idioma original: inglés
Título original: Origin
Año de publicación: 2017
Traducción: Aleix Montoto y Claudia Conde
Valoración: fistro duodenal

Aunque no era yo muy fan del finado Chiquito (que Dios tenga en la Gloria de su madre), su reciente deceso y el machacón recordatorio de su repertorio lingüístico, me ha proporcionado el término adecuado para calificar esta última novela del señor Dan Brown: es un fistro duodenal escrito por un pecador de la pradera... jaarrl!
¿A santo de qué me puse a leer una novela que ya pintaba dudosa desde la portada (para qué nos vamos a engañar). Pues porque resulta que esta última entrega de las aventuras del profesor Langdon, ese James Bond de la simbología con el bonachón aspecto de un Tom Hanks, comienza justamente donde una de las ¿mejores o peores? pelis de 007: en el museo Guggenhein de Bilbao -en realidad, hay un prólogo que se desarrolla en el monasterio de Montserrat... pero supongo que para los bilbaínos eso no dejará de ser las afueras, claro-; además, casi toda la trama se desarrolla en España-no-se-dice-España-se-dice-Estado-español... ¿cómo resistirse a su lectura? (adelanto conclusiones: sí, me tenía que haber resistido). Para empezar, además de las ya mencionadas, echemos un ojo al resto de localizaciones de la acción:

-El Palacio Real de Madrid.
-La Casa Milá, de Gaudí, en Barcelona.
-La Basílica del Palmar de Troya (!).
-La Sagrada Familia, de Gaudí, en Barcelona.
-La Cripta Real (pudridero incluido... XP) del Monasterio de El Escorial.
-La Torre Girona en Pedralbes, Barcelona (esto no es de Gaudí, menos mal).
-Y, fin de fiesta y premio gordo del Sorteo de Navidad: El Valle de los Caídos... o_O

¡Coño, Dan, vaya juerga flamenca! ¡Tú sí que le tienes cariño a tus personajes! Habértelos llevado a los carnavales de Cádiz o a la Tomatina de Buñol, hombre, no seas tan sieso... Aunque sea, y ya que te gusta tanto Barcelona, a una de sus afamadas manifas, que también tienen su puntillo.
Claro que a la trama que desarrolla  Brown le va bien esta ambientación algo tétrica y viejuna -si bien hay que reconocer que, en lo cotidiano y dejando algún detalle poco verosímil, presenta una imagen del Estado español-no-se-dice-Estado-español-se-dice-España bastante moderna y menos centrada en la pandereta de lo que cabía esperar-: en este país distópico en el que se desarrolla la novela (¿llamémosle España bis?) el rey vejete, que manda mogollón, está a punto de estirar la pata y dejarle el trono a su hijo, el príncipe Julián -no amigos, por desgracia no es un remedo de nuestro querido Froilán, sino que se parece más a su señor tío... el que reina, quiero decir, no el chorizo-; el cual, por su parte, está a punto de casarse con la bella directora del Guggy, Ambra Vidal (!) Quién -oh, casualidad- acaba siendo la chica Bond del 007 Langdon en su búsqueda del trascendental secreto que ha descubierto su amigo Edmond Kirsch, un visionario muchimillonario, a medio camino entre Elon Musk, Mark Zuckerberg y el inevitable (gasp!) Steve Jobs. Búsqueda a lo largo y ancho de un país (¿Españistán? ¿Chiquitistán?) que se debate entre el poder que sigue en manos de los herederos del franquismo junto a la más rancia Iglesia Católica y las ansias de cambio que tiene la muchachada patria... ¡Vamos, Dan, que esto ya no hay quien se lo crea: que en tu Spanishland sigan cortando el bacalao los sucesores de la dictadura franquista... quién se lo va a tragar! Un punto a favor de la imaginación de este escritor, en todo caso.
Más aciertos que podemos encontrar en Origen:

1-Cada vez que menciona al Generalísimo Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios, recuerda que era un dictador sanguinario y un cabrón malnacido (esto es mío). Tampoco ha olvidado explicar que el mausoleo megalómano donde está enterrado se construyó con el trabajo esclavo de los prisioneros de guerra republicanos. 
2-Menciona unos cuantos avances científicos e informáticos (no sé si correctamente), supongo que familiares sólo para los frikis que viven en un apartamento de Pasadena, California, coleccionando figuritas de Star Wars. Muy interesante la teoría de Jeremy England sobre la entropía, por ejemplo (ojo con pinchar el enlace, que puede ser un spoiler).
3-El MacGuffin de toda la historia se refiere al cuestionamiento de todas las religiones y a la propia idea de divinidad creadora. Se podrá compartir o no esta perspectiva "atea", pero hay que reconocer que para un escritor de best-sellers con vocación mainstream no es la temática más cómoda ni conveniente: dudo mucho que le ayude a vender ejemplares en el Cinturón de la Biblia, por ejemplo. O en Ryad, para que nadie se enfade.

Ahora bien, lamento decir que la novela, en su conjunto, no deja de serzZzzzzz... ¿Eh? Sí ya despierto, perdón... Digo que no deja de ser un rollo patatero, con una trama rutinaria, lenta y hasta aburrida (aunque haya conseguido algún innegable momento creepy). Porque si algo bueno tenía aquella majadería de El código Da Vinci (mi única experiencia anterior con este autor, además de haber visto la delirante película de Ángeles y demonios) era la agilidad de su lectura, que al menos hacía rápido y hasta trepidante el proceso. Aquí ni siquiera eso... ¡Y mira que te hemos dado facilidades en este Reino del País Muy, Muy Cercano, Dan: Euskadi, Cataluña, la Casa Real, la Iglesia española más ultramontana, los palmarianos... hasta los carlistas tenías a tu disposición! Lo tenías a huevo: si con eso no escribes un novelón o al menos un disparate la mar de divertido, la culpa es tuya, caramba... aquí ya no podemos hacer más.


Otros títulos de Dan Brown reseñados en Un Libro Al Día: El código Da VinciEl símbolo perdido

14 comentarios:

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Por descontado que no iba a leerla, pero gracias a tu comentario y al "fistro duodenal" ha dado pie a que me ría un buen rato.

Sandra Suárez

Marc Peig dijo...

Me atrevo a aventurar, Juan, que está reseña constará por mucho tiempo en mi lista de reseñas favoritas. Seguro que vale mucho más la pena leer la reseña que el propio libro, ni que sea porque es más corta (es broma, me he reído a carcajada suelta).
¡Genial entrada!
Marc

Juan G. B. dijo...

Hola a todos:
He de decir que a decir verdad, el libro no está tan mal.... bueno, vale, es una mierda, así en general... pero por más que me sienta halagado, no creo que la reseña sea mejor, entre otras cosa, porque , en atención a los lectores del blog que tal vez sí lean el libro, me he callado un par de momentos delirantes que hubiesen elevado (o arrastrado) el nivel de la reseña, os lo aseguro. Ahora bien, la sensación general que da la novela es BORING... Sólo decir que me costó lo suyo terminarla, y en cambio, ahora me he puesto con lo último de Saviano y parece que estoy conduciendo un Ferrari.
Saludos y gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Sólo pensar que el autor del "finstro" aprendió español en mi ciudad me pone cardiaco

Montuenga dijo...

Hola Juan. Te felicito porque si no es la reseña más divertida de la historia uladiana le tiene que faltar poco. Ya tiene mérito que te hayas aburrido y le puedas sacar tanta chispa. A ti parece que no, pero a los que te leemos SÍ nos ha merecido la pena la lectura. La tuya, claro jeje.

Juan G. B. dijo...

Hola: No sé si habla castellano o no. Tengo claro que no lo aprendería en Bilbao; tal vez en Barcelona. Como anécdota, diré que salen algunas frases en catalán (supongo que en el original en inglés también).
Por otro lado, la imagen que da de España es un poco ambivalente, ya digo, por un lado parece el país más moderno y molón del mundo y por otro, que es una especie de monarquía ilustrada, pero autoritaria, dominada por la Iglesia y los poderes conservadores, o algo así... Igual algo de razón sí que tiene, ahora que lo pienso... ; )
Un saludo y gracias por comentar.

Lupita dijo...

Hola, Juan:
Tengo claro que este libro no me apetece, no me gusta Dan Brown nada. Pero tengo claro también que caerá como regalo para alguien en Navidad, ya que, al menos, este libro el destinatario sí se leerá.
Dirijo un club de lectura con dos amigos (ya lo he contado alguna vez) y en las lecturas seleccionadas el criterio de calidad es indiscutible. Ahora, dado que el club va dirigido a padres y tiene una parte de Fomento de lectura en niños, tampoco dejamos de lado los omnipresentes "Diarios de..", el emporio Gerónimo Stilton o incluso Futbolisimos. Esto trasladado al mundo editorial de adultos ya sabemos qué es, lectura de digestión fácil y tirada estratosférica.
Me gusta pensar que esas primeras lecturas simplonas de los niños llevan a una mayor exigencia mental, cosa que en los adultos veo más difícil. Pero, al menos en mi caso, entre libro de Dan Brown y John Grisham cuelo alguno de Matilde Asensio, por ejemplo, o Asimov.

Por otra parte, me encanta tu sentido del humor; me he reído mucho con la reseña. Sólo faltaba que hubiera aparecido por ahí el brazo incorrupto de Santa Teresa.
Un saludo

Juan G. B. dijo...

Hola Lupita:
En mi casa también hay más de un "Diario de..." y no sé cuantos libros de gerónimo Stillton (de los que huelen) , así quepuedo decir que,teniendo en cuenta su público objetivo, me parecen de una calidad superior al de esta novela, sin duda.
En mi opinión, el problema de esta novela así como el de otros que calificamos" best-sellers" es que precisamente no cumplen tampoco los requisitos mínimos que deberíamos exigir a un best-seller...si se quiere escribir un thriller de acción e intriga o lo que sea, de acuerdo, pero que lo hagan bien. El brazo incorrupto de Santa teresa no aparece, pero por los pelos. De hecho, incluso hubiera tenido su gracia, en vez de tanto gaudí, que yo ya pensaba que iban a acabar en Astorga...
Montuenga: aunque suene bastante esnob, te aseguro que me he aburrido un montón con este... lo que sea, excepto por algún momento tan friki que prometía algún despiporre, auqnue lamentablemente, el autor decidió no seguir por ahí...
Un saludo y gracias por los comentarios.

Gabriel Diz dijo...

Algo que siempre me ha llamado la atención es que este tipo de literatura, de digestión fácil podría decirse, sea tan masiva. No digo que todos deban leer a Faulkner pero me gustaría saber en función de qué razones se deciden esas lecturas. Ignoro si está estudiado el tema.

Gracias Juan por hacernos reír un rato.

Pepe Pótamos dijo...

Hola Juan. Leer a Dan Brown supongo que es como ir a ver pelis de serie Z de terror, esas que veíamos para echarnos unas risas cuando éramos críos, esos visionados los considero momentos estelares en mi adolescencia, y creo que solo por eso este autor merece un respeto (esto último es broma). El caso es que tu crítica me ha hecho acordarme de las que le hicieron en la "Fiera literaria" en su día, no he encontrado la del Código Da Vinci pero sí la de Ángeles y Demonios, de la que pongo el link con vuestro permiso:

http://cuadernos-criticos.blogspot.com.es/2009/12/angeles-irrisorios.html

Por cierto, que Dan Brown toque el tema del franquismo en la sociedad o las instituciones españolas actuales, si lo hubiese hecho hace 10 años, evidentemente hubiese quedado como alguien que no se entera ni del NO-DO (perdón por el chascarrillo), pero que saque este tema ahora, cuando esa idea se ha convertido en el leitmotiv constante de independentistas catalanes y de Podemos, me hace dudar de las dotes visionarias del autor.
Saludos

Juan G. B. dijo...

Hola otra vez:
Gabriel, obre los best-seller, se ha hablado y escrito mucho, si no me equivoco. A mí, personalmente, no me disgustan per se, incluso leo alguno de vez en cuando... y me parece una manera de que gente que no lee habitualmente se inicie o al menos continúe leyendo. Ahora, bien, lo menos que s ele puede exigir a una novela de este tipo es que sea entretenida, y esta lo es mucho menos que, sin ir más lejos, "El código Da Vinci", cuyo argumento era una soplapollez, si se me permite la expresión, pero la leías como quien bebe agua... (aprovecho para apuntar que tampoco puedo con Ken Follett ni John Grisham).
Pepe, confieso que una de los motivos para tragarme este rollo (que me ha costado) era echarme unas risas con él reseñándolo, y supongo que lo mismo pasa con cualquier otra reseña de estos libros. "Ángeles y demonios " no lo he leído, pero vi la peli y la verdad, era aún más delirante que ésta, así que, dobles risas, supongo.
Sobre lo de Franco, yo le agradezco a Brown que hable de él como habla, aunque en ocasiones parece que la novela se desarrolle en 1977 no en 2017, por más que a veces de la impresión que ese periodo no hay forma de dejarlo atrás. De todas maneras, sospecho que la documentación y la redacción de la novela se hizo (como es lógico, además, hace unos años), cuando aún escocía el 15-M y Podemos sólo era un proyecto incipiente, así como el tema de la independencia de Cataluña no estaba tan presente como ahora (asunto del que en la novela no se dice ni papa, por cierto).
No me enrollo más , que voy a parecer yo dan Brown. Un saludo y gracias por los comentarios, como siempre.

El Puma dijo...

Amigo Juan, me has sorprendido y divertido con tu reseña. Lo cual se agradece.

Sobre los best-sellers creo haber ya intercambiado ideas contigo hace un tiempo. No he leído nada de Dan Brown, pero hay en este rubro obras muy valiosas de variopintos autores como Morris West, León Uris, Frederick Forsyth o John Le Carré, que combinan en algunos casos intriga o acontecimientos históricos con cierto estilo que les confiere dignidad.

Aclaro que en esta categoía, en mi opinión, no entran los Follet, Grisham, Clancy,Wilbur Smith, Cook o el mismísimo Crichton, cuyas novelas han sido llevadas exitosamente al cine.

Y para terminar, me alegra saber que el Valle de los Caídos te inspira el mismo asco que a mí.

Anónimo dijo...

Muy buena reseña, con la que sin haber leído el libro, esto seguro que coincidiría. Ley en su día "El código ..." y he de decir sin vergüenza que me entretuvo, aunque fue un continuo ¡venga ya!. Posteriormente me regalaron "El símbolo perdido perdido", que terminé no sin esfuerzo porque es realmente infumable, salvo algún interés de carácter histórico sobre el diseño de la ciudad de Washington y la masonería. Aunque para mí es un autor que carece de interés, respeto sinceramente a todos aquellos que como lectores les llena. ToniLV.

Juan G. B. dijo...

Hola , Puma:
Sí, precisamente el otro día, a raíz de algún comentario, pensé yo también que el nivel literario de los llamados "best-sellers" ha descendido mucho desde los años 70 u 80 a esta época. Y no digo nada en décadas anteriores...¡hasta Philip Roth fue el autor más vendido en EEUU a finales de los 60, creo, con "El lamento de Portnoy"!
Sobre el Valle de los Caídos, es un lugar que sigue generando bastante polémica en España, polémica a la que el gobierno (y los gobiernos anteriores, pero el de ahora más) parece tener un ánimo más que refractario. Incluso ha habido algún ministro del Interior que se iba allí de "ejercicios espirituales"...sobra decir más.
Hola, Toni:Yo ya digo que sólo he leído "El código Da Vinci", pero creo que incluso aquella era mejor novela que esta, por más que el tema central sea ma´s interesante aquí. Pero como narración flojea mucho, me temo...
Un saludo a los dos y muchas gracias por los comentarios.