viernes, 4 de agosto de 2017

Vera Giaconi: Seres queridos

Año de publicación: 2017
Valoración: Muy recomendable

Hace escasos días reseñábamos “Carne viva”, primer libro de la uruguaya Vera Giaconi. En él, Giaconi nos situaba ante personajes ubicados en el borde de la vida; personajes que, por un motivo u otro, no consiguen adaptarse a una “vida normal”. Este “Seres queridos” vendría a ser una continuación temática y estilística de “Carne viva”. 

A nivel estilístico, Giaconi apuesta por el realismo, por contar la cotidianeidad de sus personajes sin entrar a juzgarlos. No hay giros sorprendentes, no hay trucos de prestidigitación, solo vida, pura y dura. Se trata de un estilo sobrio, aséptico podríamos decir, en el que los pequeños detalles cobran gran importancia.

A nivel temático, estos relatos son variaciones acerca del “dolor de vivir”. El título del libro, “Seres queridos”, hace referencia a los lazos familiares, sentimentales o de amistad que unen a los protagonistas de los relatos. Pero esos lazos, generalmente asociados a sentimientos “positivos”, en muchas ocasiones están infestados de rencores, envidias, negatividad, etc. Los personajes, atados por los citados lazos, que protagonizan los relatos de “Seres queridos” son seres arrasados por mayores o menores tragedias personales, seres solitarios en su mayoría, seres que arrastran conflictos consigo mismos o con sus familiares, seres devastados. Son las diferentes reacciones ante estas situaciones las que constituyen las variaciones sobre el dolor de vivir.

Por ejemplo, “Pirañas”, que narra la conflictiva relación de dos hermanos, la cual oculta un conflicto aún mayor pero apenas visible. O “Los restos”, relato sobre dos hermanas que acuden a la casa de su otra hermana, recién fallecida, para ponerlo TODO en orden. O “Tasador”, relato en el que un hijo mira de frente el futuro, probablemente desolador, que deberá afrontar con su madre. O “Carne”, con un padre viudo y su hija adolescente que viven prácticamente incomunicados. Y así sucesivamente hasta llegar a “Reunión” (anda, igual que el relato de Cortázar incluido en “Todos los fuegos, el fuego”), el más extenso y el más oscuro de todos los relatos del libro, en el que la aparente vida normal de una pareja lleva consigo una doble y siniestra cara.

En fin, diez relatos acerca de la puta vida, incómodos y duros, de una autora a la que habrá de seguir de cerca.

También de Vera Giaconi en ULAD: Carne viva

No hay comentarios: