lunes, 13 de julio de 2020

Georges Simenon: La nieve estaba sucia

Idioma original: francés
Título original: La neige était sale
Año de publicación: 1948
Traducción: Núria Petit
Valoración: recomendable

En un siglo como fue el XX, tan prolífico en grandísimos escritores, uno de los más destacados fue, sin duda, el belga Georges Simenon, cuando menos si tenemos en cuenta la relación entre la calidad de sus libros y la enorme cantidad de los mismos: casi doscientas novelas firmadas con su nombre (más otro montón con pseudónimo, recopilaciones de cuentos y volúmenes con sus memorias); muchas de ellas protagonizadas por el emblemático comisario Maigret, aunque también escribió un número importante de historias con otros personajes y ambiente, como Los Pitard o Los hermanos Rico. O como esta La nieve estaba sucia, que como bien se señalaba en la reseña de La viuda Couderc, pertenece a las "novelas duras" de Simenon, aquellas sin el protagonismo de Maigret y un trasfondo más oscuro aún que en las del comisario francés.

Esta novela, que se desarrolla en una ciudad alemana ocupada por un ejército extranjero tras la guerra (*) -no se especifica por cual, aunque cabe suponerlo- tiene por protagonista a Frank Friedmaier, un joven que vive con su madre en el burdel clandestino que regenta ella y que reparte su tiempo entre la holganza en el burdel y una no menos fácil vida canallesca, bebiendo en el local de Timo y haciendo chanchulletes con su amigo Kromer. Una noche de invierno, Frank decide matar a un oficial del ejército ocupante que frecuenta el bar, para hacese con su pistola, pero luego teme haber sido visto por su vecino y conductor de tranvía Gerhard Holst. Frank se obsesiona con éste y con su hija adolescente, Sissy, a la que empieza a cortejar, con un desenlace que no pienso desvelar, tranquilos... (aunque quien piense mal, acertará).

La novela pertenece claramente al género noir,  pero un tanto atípico, si se quiere... en este caso, no se trata de averiguar quien es el criminal o desvelar la trama tras un asesinato: ya sabemos quién es el asesino desde la primera página y el resto del libro podemos considerarlo más como una indagación o exploración psicológica del protagonista. Al estilo, para entendernos y salvando algunas distancias, de muchas novelas de Patricia Highsmith, como la serie de Ripley (aunque en verdad deberíamos decirlo al revés, porque Highsmith comenzó a publicar sus novelas en 1950 y ésta de Simenon es de dos años antes); al igual que a Ripley, podemos considerar a Frank Friedmaier como un psicópata (pese a que no sé si el término se utilizaba ya en aquellos años), alguien que busca su propio beneficio sin sentir empatía por nadie y sin parar mientes en los medios para conseguirlo; pero, bien es cierto,  sin poseer tampoco el encanto de aquél. La diferencia, sobre todo, reside en que, mientras que los personajes de Highsmith, por ambiguos o incluso inmorales que sean, tratan en algún momento de salir aderlante, de resolver sus problemas, y en todo caso acaban, contra su voluntad, siendo arrollados por éstos, sin embargo Frank Friedmaier decide no sólo envilecerse y envilecer cuanto le rodea, a propósito, sino dejarse caer por una pendiente autodestructiva, nihilista, si se quiere, que acepta y busca con total estoicismo... y hasta ahí puedo o debo contar.

En cualquier caso, se trata ésta de una novela de una calidad literaria que supera con mucho las expectativas que pudieran tenerse acerca de un escritor tan prolífico y encasillado como "de género"; una novela osacura como pocas, muy turbia y que puede que deje un regusto amargo, pero nunca indiferente a quien la lea, eso seguro.

(*) Curiosamente (o no tanto), casi todas las reseñas de La nieve estaba sucia que he encontrado en la Red, incluyendo la sinopsis de la propia editorial (e incluso alguna sinopsis en francés), dicen que la historia se desarrolla "durante la ocupación nazi" o "alemana", cuando lo que resulta evidente al leerla es que la ciudad ocupada está en ALEMANIA, porque los nombres y apellidos de todos los personajes son ALEMANES (en cambio, no se revela el de ninguno de los ocupantes).

Ésta, claro, no deja de ser una circunstancia anecdótica e incluso banal, un malentendido producto, probablemente, de un error de traducción (ocupación alemana por ocupación de Alemania) o algo así. De acuerdo, pero deja entrever algo más grave: que, también con bastante probabilidad, ninguno de esos "reseñistas" ni, lo que es peor, nadie de la empresa editorial se molestó en leer la novela cuando fue publicada, conformándose con un agradecido, por rápido, trabajito de copypaste. Y si, con un poco de desconfiada imaginación, extrapolamos este modus operandi a lo que se asegura de muchos autores y autoras o libros en concreto, que los "prescriptores literarios" nos presentan como clásicos contemporáneos y que sin embargo a nosotros, humildes y perplejos lectores, nos parecen una verdadera castaña (no es difícil encontrar ejemplos desvelados en este mismo blog), entonces, digo, entenderemos muchas cosas de como funciona este negocio, amigos y amigas, y no obstante, lectores de Un Libro Al Día. Porque de eso va la cosa, me temo...


Otros títulos de Georges Simenon reseñados en Un Libro Al Día: La viuda Couderc, El ahorcado de la iglesia

15 comentarios:

1984 dijo...

De las mejores novelas de Simenon, que ya es decir. Efectivamente, no importa la trama sino la indagación psicológica del protagonista. Por cierto, ¡qué bien se lee y relee a Simenon! Es todo un placer para el lector disfrutar de unas horas con un autor así, que sabe contar, escribir e interesar desde la primera a la última página sin necesidad de artificios argumentales, tramas retorcidas o sorpresas de última hora. Un gran escritor, sin más pretensiones que ceñirse a la tortura psicológica de sus protagonistas dentro de un ambiente por lo general aburguesado y asfixiante, bastante sórdido.

Un cordial saludo.

Ana Blasfuemia dijo...

Pues parece que editoriales y reseñistas de muchos países e idiomas diferentes cometen el "error" de situar la acción en un país (concretamente Bélgica) bajo la ocupación nazi. Lo cual hace pensar que no es un error específico de la editorial, sino de quien hace esta reseña ¿no? 🤔

Juan G. B. dijo...

Hola a loa dos:
1984, tienes mucha razón en lo que dices; de hecho, sorprende que un autor tan prolífico como era Simenon fuera al mismo tiempo capaz de escribir tan bien y dotar a sus personajes de tanta profundidad psicológica. De hecho, en algún sitio he leído una comparacióm p filiación de esta novela con "El extranjero" y no me parwce nada descabellada...
Ana, yo también pensé en un primer momento que la de la novela podría tratarse de una ciudad flamenca u holandesa, pero tras ver los nombres de los personajes, he de decir que para nada: aparte del protagonista, Frank Friedmaier, su madre se llama Lotte, el inspector de policía amigo fe ésta, Kurt Hamling, el vecino, Gerhard Holst; las prostirutas, Bertha, Minna, Anny; el tabernero Timo...vamos, que blanco y en botella...vino del Rhin. Por si fuera poco, en algún momento se alude a que en otras zonas del país hay otros ejércitos de ocupación diferentes del devla novela (que no se especifica); es decir, la situación de Alemania a partir de 1945.
Otra cosa, que sí me patece bastante posible, puesto que la trama de la novela podría ocurrir, en realudad, en cualquier sitio, es que ésta hubiese sido concebida, en un principio, ambientada durante la ocupación nazi de Bélgica o Francia (que es donde Simenon pasó la guerra) y que a la hora de escribirla, el autor hubiese decidido un "aggiornamento" de acuerdo con la situación de la posguerra. Pero vamos, el fallo de muchas reseñas y sinopsis (incluso, ya digo, alguna en francés que he frano) me parece evidente, lo siento...Supongo que será algo relativamente habitual pero otras veces no me doy cuenta.
Un nuevo saludo a ambos y gracias por los comentarios.

Ana Blasfuemia dijo...

A ver, Juan, es que hay una zona del este de Bélgica bien pegadita a Alemania y quizás por eso la toponimia despiste un poco, que hay muchos nombres que de alemán tienen poco (las de las prostitutas mismamente, y el propio Frank, los apellidos...vale, pero es que es posible que se sitúe en una zona de Bélgica fronteriza con Alemania). Que es que en todas las editoriales de otros países sitúan el libro en una zona de ocupación nazi, y no creo que los franceses ni los belgas cometan error de "traducción"... del francés. Es que de verdad que creo que te has empecinado y que no quieres ver que no hay tal fallo y que es un despropósito que mantengas en tu post que nadie de la editorial se molestó en leer el libro (y hablamos de una que cuida sus ediciones y traducciones) Y no, la editorial Acantilado jamás me ha regalado un libro, no les debo nada ;)

Un abrazo

Juan G. B. dijo...

Hola otra vez, Ana:
No quiero patecer demasiado empecinado o cabezota al respecto, pero...bueno sí. Ya sé que hay una comunidad germanoparlante en Bélgica, pirque además también pensé en esa posibilidad mientras leía la novela, peero:
1- La mayor localidad es Eupen, que cuenta con 18000 habitantes a día de hoy, lo que desde luego parece mucho menos que la ciudad de la novela, que cuenta con teatros, tranvías etc...
2- Con la invasión alemana en 1940 esos territorios pasaron a formar parte de Alemania, para satisfacción, al parecer, de la mayoría de sus habitantes,por lo que no parece muy plausible que considerasen al ejército alemán como "ocupante":
https://es.m.wikipedia.org/wiki/Comunidad_German%C3%B3fona_de_B%C3%A9lgica
3- Siguiendo el conocido axioma de la navaja de Occam o lo de si parece un pato, etc... me parece una explicación más simple y por tsnto lógica y probable, que alguien cometiera un error al hacer la sinopsis y luego éste se haya reproducido por el conocido recurso del "copia y pega" a lo largo de reseñas y artícul8s (incluyendo, sí, a la propia editorial), que pensar que el señor Simenon se complicó la vida ambientando su novela en una ciudad entonces alemana ocupada por el ejército...alemán.
Y ya está. Un saludo cariñoso.

ChuangTzu dijo...

Me ha entrado curiosidad por este tema y he hecho una búsqueda por Internet. He visto de todo:

- En la mayoría de los sitios dicen que no se sabe qué país es o qué ejército. Dan a entender que el autor lo quería así.
- En un sitio decían que Simenon había dicho que era algún lugar de Europa del Este.
- En otros sitios sí que decían el país, sobre todo Bélgica, Francia o Alemania.
- En otros incluso la ciudad, París o Lieja.

No he visto por ninguna parte la unanimidad que dice Ana.
Tampoco he visto referencias a los nombres. O no se han fijado o no le han dado importancia.

Juan G. B. dijo...

Hola, Chuang Tzu:
Ya digo que a mí me parece evidente que se trata de una ciudad alemana (doy más nombres: Carl Adler, peter Ressl, Wimmer), pero en las reseñas etc. que he leído he encontrado casi siempre que se trata de una ciudad ocupada por el ejército alemán , a veces incluso en Francia, y sólo las más prudentes (o de los que han leído la novela) se limitan a decir que e suna ciudad desconocida ocupada por un ejército que no se especifica. Lo de que es parís es ridículo y Lieja, claro, era la localidad natal de Simenon... En cuanto a que él comentara que se trataba de la Europa del Este, me cuadra si consideramos , como supongo que ya se hacía en 1948 a Alemania oriental como parte de la misma, sobre todo porque el ejército ocupante, aunque repito que no se especifica, por algunos detallles parece más el soviético que el americano, británico o francés...
En todo caso, apra mí lo significativo no es tanto esta anécdota, que puede deberse a un error puntual, como que demuestra la manera de actuar que a menudo se da en los medios y las redes socales y , concretamente en el sector cultural; así, por ejemplo una nota de prensa de una editorial o simplemente una contracubierta puede afirmar que un libro que acaban de lanzar es una obra maestra, una novela rupturista o lo que sea...Los medios "tradicionales" recogen la nota y la presentan como información veraz e independiente, luego los reseñistas, prescriptores culturales, etc. realizan una labor de copypaste y afirman lo mismo y ese libro llega a manos del lector como una obra maestra, novela rupturiasta o lo que sea. y sin embargo, cuando lo lees te parece un truño o al menos te deja decepcionado ante las expectativas creadas.... Pues eso es algo que pasa a diario y a no ser que se produzcan errores que se puedan detectar, como en este caso, "fallos en Matrix" por decirlo así, nos los tragamos.
perdón por el nuevo rollo y gracias por el comentario.

Ana Blasfuemia dijo...

Juan, que tampoco es mi intención entrar en un debate que termine en un bucle. Que está claro que la ubicación de donde transcurre la novela es (deliberadamente) confusa. Que se ha "viralizado" que se habla de una ocupación nazi y puede que sí o puede que no. Que, sobre todo, y pudiendo estar (y estando, de hecho) de acuerdo en muchas cosas sobre el mundo editorial, el de los "reseñistas" y demás, me parecía desmedido asegurar que nadie de la editorial se hubiera leído el libro y esa era, principalmente,mi intento de aportación 😉

Un saludo.

Juan G. B. dijo...

Yo sólo puedo desear que los dioses te guarden por mychos años esa buena disposición y confianza en los demás.
No cambies, Ana.

Ana Blasfuemia dijo...

Eso es verdad 😅 y a estas alturas no creo que cambie, y mira que no será por veces en que la vida se ha empeñado en darte más la razón a ti con esa desconfianza que a mí con mi confianza...

Gracias (por el diálogo) y un abrazo.

Magda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Magda dijo...

Pues ya está. Que "gozada" de libro. Me ha recordado más a Dostoyevski que a Highsmith.

Y bueno, después de la polémica anterior, no he podido evitar estar atenta para descubrir el lugar de la acción. Despista que se hable de "la resistencia" pero para mi está claro que es Alemania del Este, uno o dos años después de acabar la guerra.

Juan G. B. dijo...

Hola Magda: sí, tienes razón, rs una historia bastante dostoyevskiana, también... En cuanto a la ambientación, a mí también me despistó bastante ese dato, porque no me consta, o al menos hasta donde yo he podido averiguar, que hubiese algún tipo de resistencia armafa en Alemania contra los ocupantes.
Mi teoría es que esta novela se le ocurrió a Simenon durante la ocupación alemama de Fcuanda, pero cuando se puso a escribirla, la guerra había acabado y cambiado las tornas, así que el autor hizo algunos ajustes para actualizar la historia.
Un saludo y gracias por seguir nuestras recomendaciones.

ChuangTzu dijo...

También puede ser que no se corresponda con ningún lugar real, que el autor crease un sitio inventado cogiendo cosas de aquí y de allá, para que no se pueda identificar y la historia parezca más universal.

Juan G. B. dijo...

Bueno, en realidad no tiene mayor importancia... excepto, creo yo, por lo que comento al final de la reseña: este pequeño fallo, repetido luego hasta la saciedad por mor del copypaste, lo que denota es cómo se hacen algunos las veces las cosas, no ya en la industria editorial (lo que me resulta incluso comprensible), sino sobre todo entre los medios y los "prescriptores culturales" que hacen de correa de transmisión entre los libros y las editoriales que los publican, por una parte y los lectores por otra... De ahí que en no pocas ocasiones encontremos una sospechosa unanimidad hacia tal o cual libro u autor/a, que cuando lo leemos somos incapaces de entender de dónde diablos ha salido...
No me enrrollo más: saludos y gracias por el comentario.