Páginas

martes, 10 de noviembre de 2020

Alfred Jarry: Gestas y opiniones del doctor Faustroll, patafísico

Idioma original: Francés
Título original: Gestes et opinions du docteur Faustroll, pataphysicien
Traducción: Teresa Fernández, Gervasio Spaulding, Jesús H. Angulo
Fecha de publicación: 1911
Valoración: Inclasificable

Gestas y opiniones del doctor Faustroll, patafísico, subtitulada Novela neo-científica, fue escrita por Alfred Jarry en 1898, aunque no sería publicada hasta cuatro años después de su muerte, en 1911. Es un artefacto literario inclasificable, iconoclasta a más no poder. Y nunca se toma en serio a sí mismo, pero tampoco renuncia a exhibir una erudición artificiosa y lúdica.

Está relatado con una pompa (no en balde, el narrador es un funcionario, monsieur René-Isidore Panmuphle) que realza lo ridículo y grotesco que es su argumento. Éste es: las aventuras del doctor Faustoll, nacido a los 63 años y pionero de la «patafísica». Le acompañan su ayuda de cámara, un mono babuino llamado Bosse-de-Nage, y el ordenanza Panmuphle, a quien ya hemos mencionado.

Menuda locura, ¿verdad? Pues el autor de esta bizarrada fue, como no puede ser de otro modo, un personaje la mar de extravagante (Alejandro Dolina nos lo cuenta perfectamente en este vídeo); inventor de la 'Patafísica, artífice de una producción delirante e inspirador del Teatro del Absurdo, el Dadá o el Surrealismo. 

Para todos los interesados en la 'Patafísica, ésta es sin duda una obra fundamental. También la recomiendo a aquéllos que se pregunten cuánto mide la superficie de Dios. Sí, habéis oído bien: en Gestas y opiniones del doctor Faustroll, patafísico se intenta medir la superficie de Dios. Ya veis que las ocurrencias de Jarry no defraudan.

La edición de Libros del Innombrable, por cierto, es exquisita. Comentada, repleta de pertinentes paratextos y profusamente ilustrada, es quizás la mejor que uno puede encontrar en español.


También de Alfred Jarry en ULAD: Ubú rey

6 comentarios:

  1. Qué interesante, Oriol.
    No puedo dejar de imaginarme al protagonista como Fernando Arrabal ( que también es patafísico, o era)

    Lo buscaré en cuanto pueda

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. No sé este libro, pero genial Dolina y sus noches de radio.

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno!! No sé si admiten más socios en el club de los patafísicos, pero me quiero apuntar; aunque quizás pase como con Grouchi Marx, que nunca entraría en un club que aceptasen gente como él.

    ResponderEliminar
  4. Que sepa, sólo he leído a un autor patafísico, Raymond Queneau, pero creo qje a este que reseñas se le va (más) de las manos. Aunque ya puestos ...

    ResponderEliminar
  5. Un tipo interesante este Jarry, como toda la tropa que andaba alrededor. Buen aporte, güey!

    ResponderEliminar
  6. Lupita, conociendo tu devoción por la patafísica, estoy seguro de que esta novela te encantará. Ya me dirás qué te parece. La edición de Libros del Innombrable es, por cierto, excelente. Ah, y el epílogo es de Arrabal, de hecho.

    Dr. Fabián, también "Gestas y opiniones del doctor Faustroll, patafísico" es genial, créeme. Como propuesta artística, me recuerda en intencionalidad rupturista y afán lúdico a "La fuente" de Duchamp.

    ToniLV, es verdad que a Jarry se le va mucho de las manos. Pero ahí está la gracia, ¿verdad? Y a su favor, diré que su obra tenía una suerte de coherencia interna que eché en falta en "Otoño en Pekín" de Bian, otro delirio patafísico.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.